Archivo de la categoría: Las cecas imperiales

El taller de Alejandría

Durante el reinado de Marco Aurelio Probo (276-282 dC), la ceca provincial-colonial de Alejandría (no se convertiría en ceca Imperial hasta la reforma de Diocleciano) continuó con la producción de unos vellones de muy bajo contenido en plata (entre un 2 y un 4 %), que es sustituida por estaño y plomo en proporción mucho mayor (puede llegar al 20 %). Estas monedas, de denominación y peso estable, reciben el nombre de tetradracmas de potín y, si bien tras el reinado de Tácito, las acuñaciones locales se habían interrumpido, el taller de Alejandría continuó acuñando estos pequeños vellones bajo la autoridad del prefecto de Egipto, a las órdenes de Roma. Parece ser que su valor era equivalente a un denario o medio antoniniano.

Los tipos son egipcios y la leyenda invariablemente en griego, según la costumbre establecida en Egipto desde mucho tiempo atrás. No incorporan el nombre o ciudad del taller emisor, ni del propio país, sólo hacen referencia al nombre y titulación de derecho del emperador y al año de emisión. En estas emisiones de Probo, la palabra año (ΕΤΟΥΣ) se sustituye siempre por el carácter L, al que sigue el numeral griego que corresponde al año de acuñación. Este taller, cuenta 8 años reales para los 7 años del reinado de probo que va de276 a282 dC, identificados por los numerales griegos  A, B, Γ, Δ, ε, ζ, Ζ, Η . El primer año comienza antes del 29 de julio de 276 y el año octavo finaliza después del 28 de julio de 282.

En el anverso, se representa siempre el busto del emperador laureado y con coraza o revestido, a la derecha. Los reversos no son innovadores pero sí más variados: Dikaiosyne (Aequitas), Eirene (Pax), Elpis (Spes), Tyche (Fortuna), Niké (Victoria), Homonoia (Concordia), Athena  y Serapis. Además de esas divinidades, cada año de emisión cuenta con un Águila, símbolo del Imperio. Existe además un reverso con el emperador Probo a caballo (Hemmet 3988).

El estilo del grabado de los cuños de los tetradracmas es bastante rudo. Las formas son empastadas y redondas, revelando poco detalle de las figuras representadas. El busto del emperador se representa invariablemente laureado mirando a la derecha bien con coraza, bien drapeado. El estilo de los grabadores alejandrinos parece más bien arcaico, en comparación con el de sus colegas de las cecas occidentales.

Tetradracma del año 6 ( 29 de julio de 280 y 28 de julio de 281) 

El taller de Roma

El taller de Roma

Este taller acuñó áureos, quinarios de oro (pocos), antoninianos, medallones, denarios (muy pocos), algunos quinarios de las series de plata, y casi todos los escasos bronces del reinado. El taller funcionó con siete oficinas y produjo las series más extensas y variadas, de una calidad de grabado excepcional sobre un flan, sobre todo a partir de la quinta emisión del año 280, de menor diámetro que en los otros talleres (razón por la que debieron usar leyendas cortas).

Su estilo es muy particular y reconocible con facilidad. El busto está, en general, ricamente engalanado, sea portando una toga consular, sea provisto de una armadura y un escudo. La talla de la cabeza es pequeña, con un pómulo pronunciado y las aletas de la nariz levantadas; el cuello suele ser bastante largo y fino. La decoración del torso gira hacia delante.

En cuanto a la epigrafía, el grabado de las letras de la titulación de derecho es frecuentemente grande, con tipos gruesos,  pero los títulos empleados son a menudo los más cortos (IMP PROBVS AVG y PROBVS PF AVG, aunque no sólo estos). La M y la N se presentan cerradas y no abiertas como en épocas anteriores. La V permanece abierta formada por dos trazos casi verticales que a veces casi no se tocan.

Moneda de la 6ª emisión de Roma, 2º oficina, año 281. RIC 173

Emisiones

La primera emisión, que RIC atribuye en parte a la ceca de Siscia, utilizó los tipos de reverso de la última emisión de Floriano. La marca XXI, que aparece en la misma, parece indicar el contenido en plata de la moneda (una parte entre veinte de cobre).

La segunda emisión se inaugura con muy bellos reversos, como el emperador en una cuadriga, tipos estos que serán utilizados, en su mayoría, hasta el fin del reinado.

Desde un punto de vista cuantitativo, la importancia de las emisiones es media y relativamente constante, salvo la sexta emisión que representa ella sola más del 50 % de la producción. Esta sexta emisión coincidió con la presencia del emperador en Roma y con el triunfo que celebró por las calles de la Urbs. Son verdaderamente notables los bustos y los reversos presentes en las monedas acuñadas para esta ocasión.

De la séptima última emisión nos hemos ocupado en la entrada La serie AEQVITI de Roma.